APRENDIENDO A… hacer leche de soya en casa

Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.

Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.

¡Feliz inicio de marzo! Ya sé que parezco disco rayado pero es increíble lo rápido que se están yendo los días y meses 😱 . Se vuelve un poco abrumador a veces, sobre todo cuando hay tantas cosas que necesitamos hacer o nos hemos propuesto terminar. Ya les había platicado en posts anteriores de algunos cambios que hemos decidido hacer en mi familia y mi hogar. Uno de estos cambios es el poder tener todo más organizado y mejor planeado, el otro es el de vivir una vida más simple, ambos han sido cambios bastante buenos, y con ambos aún estoy trabajando y mejorando cada día.

Hoy les quiero contar acerca del tercer cambio, quizá este es más radical que los otros dos, pero sinceramente es el que más me ha gustado aunque también es el que más tiempo me requiere. Y hablo acerca de un cambio total en la forma que comemos y vemos la comida. ¿Alguna vez han visto la serie/documental COOKED de Michael Pollan? Bueno, si no lo han visto, se los recomiendo ampliamente, cambiará totalmente su forma de pensar en cuanto a la comida. 

Sí, ya todos sabemos el montón de cosas horrorosas que se pueden encontrar en los alimentos. Ahora es mucho más común que nos detengamos a leer las etiquetas de la “comida” que compramos en el súper que lo que era hace 10 o 20 años. Desgraciadamente, la comida procesada ha invadido el mundo de una manera incontrolable y hasta peligrosa. Bueno, creo que todo esto ya lo sabemos todos, y quizá estamos todos en esa batalla constante al tomar las mejores decisiones a la hora de consumir. ¿Pero nos estamos dando tiempo de “conectar” con nuestros alimentos? ¿De conocer en una forma más consciente cómo es que han llegado los alimentos a nuestra mesa?

Bueno, hace poco más de un mes mi familia y yo (o más bien mi esposo y yo, jaja) nos propusimos evitar lo más posible las cosas procesadas y que cualquier cosa que tengamos la habilidad para hacer, la haríamos nosotros mismos. Les soy sincera, cuando tomamos esa decisión pensé que no sería capaz y que a la primer oportunidad recurriría a mis antiguos hábitos. Pero me alegra poder decirles que llevamos un mes  (¡¡¡UN MES!!!) sin comprar pan, tortillas y leche en la tienda. CERO. NADA. ¡Un mes! La verdad se escribe y lee mucho más fácil de lo que es.

Recuerdo el día que nos acabamos la última tortilla de harina “de paquetito”, le dije a mi hija de 5 años, “esta es la última vez que vamos a comer tortillas de la tienda”. Ella puso cara de confusión, cómo que no sabía por qué le estaba diciendo tal barbaridad, y como si ella no supiera que las podemos hacer cuando le encanta ayudarme, jaja. Entonces le dije, “la próxima vez que queramos comer tortillas de harina, las tenemos que hacer nosotras”. Su reacción fue la misma que yo hace unos días al darme cuenta que ya ha pasado un mes y no hemos tenido que comprar tortillas de nuevo (ni de harina ni de maíz): ¡YAY!

Por cierto, pueden encontrar la receta para tortillas de harina aquí, y la receta para tortillas de maíz aquí 🙂

Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.

¿En qué íbamos? Ah, sí: ¡YAY! Me dio gusto saber que la cara de confusión de mi hija era más porque pensó que no volveríamos a comer tortillas, pero en realidad ella sabe y reconoce que las hechas en casa son mucho mejor :). Así que, ¡doblemente yay! Porque precisamente ese es el punto y propósito de este gran cambio. Y aunque ha sido más trabajo de lo que estaba acostumbrada, el saber que no sólo lo estamos disfrutando más, sino que mis hijas están apreciando esta forma de vivir en la que conectamos con nuestros alimentos y desarrollando ese gusto por participar en el proceso, no tiene precio.

Yo entiendo perfecto que la situación de cada familia es distinta y quizá no todos tenemos la posibilidad de dejar de consumir ciertas cosas comerciales. Pero les cuento esto porque ha sido muy enriquecedor experimentar lo que es realmente, y conscientemente, conectar con la comida y apreciar de una manera más profunda y positiva lo que llega a nuestra mesa. Creo que deben ver COOKED para saber de qué les estoy hablando.

Es un mundo de conocimiento y experiencias de las que el mundo se está perdiendo desde que la industria alimenticia se ha hecho cargo de lo que llega a la mesa de la mayoría de las personas. Uno puede ser más agradecido y aprovechar todos los recursos, tiempo y hasta las habilidades que poseemos como humanos para crear. Esta ideología de aprovechar todos los recursos que la naturaleza nos da para nosotros mismos proveer lo que consumimos es una de las cosas más provechosas que podremos hacer en la vida. Como dice Michael Pollan, “¿Habrá alguna práctica menos egoísta, algún tiempo menos malgastado, que preparar algo delicioso y nutritivo para la gente que amas?” Yo digo que no.

Pero bueno, ¿por qué les cuento esto ahora? Porque como les decía arriba, también hemos dejado de comprar leche de cualquier tipo. Y no quiero tomar una postura radical  o entrar en la controversia de si la leche de vaca es buena o no porque, la verdad, aún no me imagino mi vida sin lácteos, jaja. Al menos el queso y la mantequilla son algo a lo que me rehuso a renunciar.

Pero ya que mi hija mayor no toma leche de vaca y ya estaba haciendo leche de almendras para ella cada tanto tiempo, pues decidimos que lo mejor era que todos en la casa tomáramos leche vegetal hecha por nosotros, o sea por mí, jaja. ¡Y la verdad nos ha encantado!

Esta receta para leche de soya la aprendí de mi mamá, quién nos la hacía cuando éramos niños, ¡y queda deliciosa! En aquellos tiempos la leche de almendras o de coco no eran tan populares, y cuando se pensaba en un sustituto de la leche de vaca esta era siempre la solución. Eso antes de que se hiciera del conocimiento público todo ese show de los organismos genéticamente modificados (GMO). Por lo mismo, ahora es más común que la gente prefiera otras opciones de leche vegetal. Sin embargo, aún hay manera de conseguir grano (o frijol) de soya orgánico que es el que recomiendo para hacer esta leche.

¿Y por qué hacer esta leche en vez de las otras opciones que hay? Simplemente es una opción más barata que además tiene muchos beneficios para la salud. Todo depende de gustos, pero siempre es bueno saber que tenemos más de una opción y aún más si alguien en nuestra familia es intolerante a la lactosa. Y ahora que nosotros ya dejamos la leche de vaca, ya ando queriendo tratar con otro tipo de leches vegetales como de avena, coco y arroz. Ya les contaré cuando las haga 🙂

Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.

Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.
APRENDIENDO A... hacer leche de soya en casa
Imprimir receta
Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.
Raciones Tiempo de preparación
2 litros 30 minutos
Tiempo de cocción Tiempo de reposo
30 minutos 8 horas
Raciones Tiempo de preparación
2 litros 30 minutos
Tiempo de cocción Tiempo de reposo
30 minutos 8 horas
Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.
APRENDIENDO A... hacer leche de soya en casa
Imprimir receta
Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.
Raciones Tiempo de preparación
2 litros 30 minutos
Tiempo de cocción Tiempo de reposo
30 minutos 8 horas
Raciones Tiempo de preparación
2 litros 30 minutos
Tiempo de cocción Tiempo de reposo
30 minutos 8 horas
Ingredientes
Raciones: litros
Instrucciones
  1. En un tazón mediano, coloca los frijoles de soya con las 2 tazas de agua y deja remojando por al menos 8 horas (si crees que tardarás más de 8 horas en hacer la leche, mete el tazón tapado al refrigerador).
  2. Una vez que hayan pasado las 8 horas y los frijoles se vean hinchados, pásalos por un colador, desecha el agua del remojo y enjuaga un poco los frijoles.
  3. Coloca los frijoles en la licuadora con agua usando una proporción de 1:1. Por ejemplo, si los frijoles remojados miden 2 tazas, añade 2 tazas de agua, coloca los frijoles en la licuadora primero para que sepas cuánto es. Licúa a velocidad máxima por al menos 2 minutos (las licuadoras de alta potencia requieren menos tiempo).
  4. Pasa la soya licuada a una cazuela grande y añade 1 litro de agua y la rajita de canela. Calienta a temperatura media-alta revolviendo ocasionalmente hasta que comience a hervir. {1} Una vez que hierva, revuelve un poco y retira del fuego inmediatamente.
  5. Coloca un pedazo grande de manta de cielo sobre un colador fino, y el colador sobre un tazón de buen tamaño. Pasa lentamente la leche por la manta de cielo (o una bolsa especial para leches vegetales, si la tienes) {2}
  6. Una vez que hayas pasado todo el líquido, encierra el bagazo (los restos de la soya) en la manta de cielo haciendo un tipo bolsita y apachurra (como si exprimieras una tela) hasta que todo el líquido restante salga. {3}
  7. Añade el agua necesaria para que se hagan 2 litros de leche. Añade el endulzante y disuélvelo muy bien.
  8. Usando un embudo, vacía la leche en una botella, frasco o recipiente con tapa y refrigera. Disfrútala en los siguientes 3-4 días.
Notas de la receta
  1. Recuerda que como cualquier tipo de leche, al hervir tiende a subir, está muy atento para que no se queme o se vaya a tirar.
  2. Usar una bolsa especial para leches vegetales hace el trabajo mucho más fácil. Puedes ver la que yo uso aquí.
  3. ¡No tires el bagazo! Lo puedes usar para hacer otras cosas como croquetas, hamburguesas y hasta tamales.
Comparte esta receta

 

¡Listo! Aunque toma un poco de tiempo el proceso, la verdad no es nada complicado. A mí me ha ayudado mucho mi bolsa para leche vegetales, con ella de volada puedo exprimir la leche que es lo que requiere el mayor esfuerzo. Cabe mencionar que hay quienes les quitan la cáscara a los frijoles, pero sinceramente, es algo innecesario cuando todo eso se va a colar.

Si se animan a hacerla, me cuentan qué les parece 🙂 . Y no olviden guardar el bagazo, porque se pueden hacer un sinfin de cosas. ¡Mi mamá hasta tamales hace con el!

Si te interesa aprender a hacer leche de almendras, da click aquí.

¡Feliz fin de semana!

Sigue a The Sweet Molcajete en…

Facebook • Twitter • Instagram • Pinterest • G+

Aprende cómo hacer leche de soya desde la comodidad de tu casa. Una opción accesible, saludable y deliciosa, perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa.

Todas las imágenes y contenido Copyright © The Sweet Molcajete. Queda prohibido el uso de texto o fotografías de este sitio sin previa autorización.

 

2 pensamientos en “APRENDIENDO A… hacer leche de soya en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *